Sin categoría

¡Me gusta mucho la gente!

Hace untiempo ví esta frase en el estado de WhatsApp de un amigo y quedó resonando en mi interior. Llevaba varios días dándole vueltas y decidí escribir algo acerca de ello.

Desde que recuerdo, he sido una niña muy sociable. Siempre estaba involucrada en todos los eventos, actividades y fiestas que se presentaran, he bailado, he recitado, he participado en ferias científicas, eventos sociales y culturales; y siempre lo he hecho con la mayor de las sonrisas. Disfrutando al máximo esa maravillosa interacción con las personas.

Ahora que lo pienso creo que esa habilidad casi innata proviene de mi padre, como el excelente profesional que siempre ha sido y sigue siendo; involucrado en el mundo de las ventas. Me ha transmitido esa pasión por las personas que experimento en mi día a día.

Hoy mientras estaba en una reunión, una persona me preguntó cuál era mi motivación para hacer determinada acción y me salió de forma natural decirle: “me gusta mucho la gente”. Recordé la cara de mi padre, siempre sonriente y presto a servir. 

Para llevar a cabo cualquier tarea, pero en especial una comercial; es indispensable que te guste la gente. De otra manera, no podrías llevar a cabor tu labor de una forma fluida y en armonía. Y está muy relacionado con las competencias que se necesitan: facilidad a la hora de comununicarse, buena escucha y entender las necesidades del cliente (empatía).

Seguramente alguien estará pensando, si claro pero no todas las personas nos tienen que gustar. O por lo menos, habrá algunas que nos gusten más que otras. Y es normal, pero cuando me refiero a que te “guste la gente” tiene que ver con sentirte a gusto en tu forma de relacionarte con el mundo. Conozco personas muy cercanas que trabajan con equipos y hacen tareas grupales, pero no les gusta la gente. Se sienten incómodos a las hora de compartir con otros. Por mi trabajo, he estado y sigo haciéndolo en contacto con muchas personas de muchas nacionalidades, edades, ideologías, creencias…aún así, he podido sacar el mejor partido de todo ello. Utilizando cada encuentro como una fuente se aprendizaje y crecimiento.

Cuando somos conscientes de nuestras habilidades, tenemos más oportunidades de elegir con mayor claridad aquello en lo que nos queremos desempeñar.

Mi reflexión está dirigida a todas aquellas personas que nos relacionamos en el día a día con otras personas. Para un momento y piensa ¿cómo te sientes al hacerlo? ¿Es algo que te llena y satisface, o por el contrario algo que te incomoda?

Y si crees que no te gusta tanto la gente, no pasa nada; estas en tu derecho de que no te guste. Pero si te gustaría cambiar,  haz esta reflexión hoy: ¿qué puedo contribuir a la vida de esa persona que tengo en frente hoy?

Puede que al principio te cueste, pero al practicarlo poco a poco se irá volviendo más y más fácil de llevar a cabo. Una de las cosas que frecuentemente hago, es darle un regalo “secreto” a las personas que me encuentro en el camino:  una sonrisa, un buenos días, buenas tardess, un gesto, una mirada puede ser de gran ayuda apra el otro aunque no llegues a saber.

Clau Palacio

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s