Sin categoría

No hagas lo que te apasiona

“Hay personas que te dicen: sigue tu pasión. ¿Ha funcionado eso para tí? Puede que no, y eso tiene una razón”.

El dinero no es el problema, tu lo eres.

-Gary Douglas & Dr. Dain Heer- Access Counsciousness

Cuando leí esto me sorprendió mucho, porque como el mismo lo dice; llevamos mucho tiempo escuchando esta frase y enfocándonos en ello. Pero leyendo su libro, me he dado cuenta de algo muy interesante que como Facilitadora PYSCH-K® no había visto a la hora de crear las metas; y es el significado o raíz de las palabras. En el caso de la palabra “pasión”, su origen  proviene del latín y esto fue lo que encontré de su etimología:

La palabra pasión viene del latín passio. y este del verbo pati, patior (padecer, sufrir, tolerar). … El verbo patior viene de una raíz indoeuropea *pei- que indica sufrimiento. Es interesante notar que según Pokorny, la palabra griega paralela (ver: antipatía), πάθος ( pathos = sufrir) viene de otra raíz (*kwenth-).

http://etimologias.dechile.net/?pasio.n

Pero bueno no voy a entrar tan profundamente en ello, lo pongo como referencia; ya que es importante como lo comenta Gary Douglas que antes de usar según que la palabra busquemos la definición original. Ya que sin saberlo estamos usando algo que viene cargado de connotaciones que nos llevan al efecto contrario de lo que si deseamos.

Pero hoy quiero hablar de “hacer lo que amamos”, que viene cargado de la más grande y maravillosa energía que es el amor que lo mueve todo, lo transforma todo y lo cambia todo. Por eso quiero dedicar este espacio a compartir un claro ejemplo de una excelente profesional y bella mujer, a quien tuve el placer de conocer hace ya varios años cuando yo daba mis primeros pasos como coach y fue ella; quien acudió a mi llamado cuando necesitaba practicar: Inma Cifuentes (https://www.instagram.com/inmacifuentes/).

Aún recuerdo sus ojos tímidos y su sonrisa confusa, que dejaban ver el anhelo de crecer y avanzar. De encontrar su misión en la vida.

Trabajamos varios temas, íbamos de uno a otro; tocando teclas, experimentando, probando. Al fin y al cabo es así como podemos llegar a encontrar lo que realmente queremos. Fue un proceso de varios meses, luego la vi partir. No supe más de su vida, hasta que volvió a contactarme; esta vez desde una madurez mutua iniciamos un nuevo proceso. Para una nueva etapa de su vida. Fue en estos momentos dónde pude ver su fuerza, su energía y su determinación a triunfar. Fueron momentos de cambios, de decisiones importantes que aportarían granos de arena a dónde se encuentra hoy.

Es un ejemplo vivo de poner en práctica el hacer lo que se ama. Bailar ha sido para ella desde muy pequeña, una fuerza imparable en su vida; es por ello que hoy lo demuestra cuando está en un escenario. El amor que le pone a cada gesto, cada mirada, cada movimiento, los detalles de lo que usa, el entorno, la música, todo para ella tiene el toque del amor. De esa fuerza que se necesita para llegar dónde tal vez nunca habíamos imaginado.

Marianne Williamson en su libro “La ley de la divina compensación” nos habla de dejar de considerar el trabajo, otra palabra que proviene del sufrir, generar dolor. Como nuestra verdadera vocación. Así como Inma en su más profundo ser sabía que ésta era su vocación, y pidió ayuda para poder encaminarse a ella. Nosotros también podemos reconocer nuestra vocación como aquello que nos mueve ya que es un campo energético que surge de lo más profundo de nuestro ser.

Cada uno de nosotros tenemos una vocación por el simple hecho de estar vivos, porque estamos aquí con un propósito divino más allá de lo que creemos ser o hacer. Nuestro más profundo propósito es elevarnos a nuestra posibilidad creativa más alta y contribuir a hacer de nuestro hogar el mejor lugar de todos.

Tu vocación es aquello que harías, te paguen o no. Tu verdadera vocación es aquella que te conecta con la profundidad de tu ser y lo que te rodea.

Cuando nos enfocamos en ser la mejor versión que somos cada día, ponemos en marcha la maquinaria a la cual pertenecemos y así aportamos nuestros dones al mundo.

Recuerda, no basta con quererlo; es importante imprimirle una gran dosis de amor del bueno a todo lo que haces. Ya que esta forma, hacemos que todo sea diferente.

Y cómo ha dicho Confucio: “Elige un empleo que ames y no tendrás que trabajar ni sólo día de tu vida”.

Para reflexionar:

¿Qué acciones tendrías que tomar hoy para moverte hacia el lugar dónde consideras puedes aportar de tus dones a los que te rodean?

Gracias por leerme. Y si te ha gustado esta entrada, comparte tus experiencias al respecto.

Hasta la próxima,

IMG_20180503_223514 - copia

Clau Palacio

Consultora, Mentora & Facilitadora PYSCH-K®
Experta en Relaciones Interpersonales & Dependencias Emocionales
@claupalacio
http://www.byclaupalacio.wordpress.com

 

 

 

 

 

2 comentarios en “No hagas lo que te apasiona”

  1. Gracias Claudia, ha sido y es un placer crecer a tu lado.
    Gracias por tanto apoyo, por tanto sostén.
    Eres una gran profesional, con una gran capacidad de amar y acompañar desde el amor, eso es clave en un terapeuta y tú sabes de lo que hablas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s